jueves, 27 de diciembre de 2007

Recetas de cocina: Espinacas salteadas con gambas y piñones

Las espinacas son una de las verduras que más nutrientes tienen, pero al cocerlas pierden casi todos.

Si podemos, es mejor si utilizamos el caldo en la receta o si nos lo tomamos aparte, cocinándolo con una parte de caldo para hacer una sopa.

En cualquier, caso para la receta de cocina de hoy, vamos a utilizar espinacas en crudo, así que deben ser espinacas jóvenes.

  • 600 gramos de hojas de espinacas nuevas
  • 200 gramos de gambas
  • 80 gramos de piñones
  • 5 cucharadas soperas de aceite virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • Sal
  • El zumo de 1/2 limón

Pondremos a calentar una sartén o un wok y cuando esté bien caliente, doraremos los ajos pelados en el aceite, para retirarlos antes de seguir con el plato.

Saltearemos las gambas en la sartén, y en cuanto encojan y tomen color agregaremos las espinacas.

Echaremos la sal, que con el calor, ayudará a que las espinacas reduzcan su volumen considerablemente.

Por otro lado tostaremos un poco los piñones en otra sartén y se los añadiremos en el último momento.

Servir rápidamente con un poco de zumo de limón.

Artículos relacionados:

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Comprando Caviar

Como la mayoría de los manjares, el caviar, era la comida de las clases más bajas de la Rusia de la Edad Media y no se consideró como delicatessen hasta el siglo XX, aunque si era conocido desde antes, ya que un embajador de Pedro el Grande ya se lo dio a probar a Luís XV en una recepción en Paris y el monarca lo escupió de inmediato, al sorprenderse del sabor. También podremos encontrar referencias al caviar incluso en "El Quijote" (Cáp. 54).

Para los pocos que pueden permitírselo, el caviar suele estar en todas las reuniones con caché, y como no, en navidad se dispara la venta, igual que en el caso de las angulas.

Para no equivocarnos, el mejor caviar lo encontraremos en el mar Caspio, siendo los más valorados, el de origen iraní o ruso.

El caviar, como es sabido, son las huevas de un pez llamado esturión. Lo que no todo el mundo sabe es que en el mundo hay alrededor de 25 especies de esturión, de las cuales solo 5 especies son del mar Caspio y de solo tres de estas se saca el caviar de más calidad, que degustaremos en nuestras mesas.
De estas tres especies se sacan diferentes tipos y los podemos encontrar en latas con tapas de diferentes colores:

  • Beluga (000) de tapa color lila y Beluga de tapa de color azul, que se obtienen del esturión más grande, el Beluga, que pesa entre 40 y 400 kilogramos.De los ejemplares de mayor tamaño obtendremos el (000) y de los de menor tamaño el de tapa azul.

  • De la especie Ossetra, encontraremos la variedad del mismo nombre, en latas de tapa de color amarillo. Es un pez de 20 a 80 kilogramos de peso y de huevas de sabor característico con un toque a nuez.

  • Por ultimo, encontraremos en las latas de color rojo, las huevas de la especie más pequeña, el Sevruga, cuyo peso esta entre el los 20 y 25 kilogramos de peso.

El caviar debe mantenerse, entre los 0 y los 3 ºC. para que mantenga su calidad, de hecho la sal con la que elabora es para que no se congele.

De tal manera, cuando compremos caviar, debemos exigir un envase que mantenga la temperatura, hasta que podamos guardarlo en la nevera de nuestra casa.

Artículos relacionados:


jueves, 20 de diciembre de 2007

Recetas de cocina: Hamburguesas persas

Esta receta de cocina, es una variación de un plato persa real, cuya mayor curiosidad es el trato que le dan y el resultado que se consigue al cocinar la cebolla en esta receta.

  • 500 gramos de carne de ternera picada
  • 1 cebolla grande
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta negra
  • 1 nuez de mantequilla

Hemos de cortar la cebolla en juliana, lo más fina posible y la meteremos en un paño limpio que cerraremos haciendo un atillo. Golpearemos el atillo con la mano del mortero, para aplastar la cebolla y que suelte su jugo, que será absorbido por el paño.

Una vez que esté aplastada, lo veremos porque habrá tomado cierta transparencia, lavaremos la cebolla en un escurridor para eliminar el jugo restante.

En un bol, mezclaremos todos los ingredientes y formaremos hamburguesas. Las freiremos en una sartén caliente con la mantequilla.

Este plato se puede acompañar de tomates asados en el horno 25 minutos y arroz blanco.

Artículos relacionados:

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Diccinario gastronómico: garrofos


Muy utilizado en la cocina valenciana y expecialmente en las paellas, los garofos son una especie de judiones o habas aplastadas y de color blanco.

Podemos encontrarlas al natural y en seco.

Artículos relacionados:

Diccionario gastronómico: Ajo blanco

El ajo blanco es una sopa fría típica de Andalucía, cuyos ingredientes son principalmente: ajo, almendras o garrofos, aceite, pan y agua.


Se toma muy fría y normalmente en pequeñas cantidades.

Si se hace correctamente, el ajo toma protagonismo, pero no por ello debe tener un sabor de ajo exagerado.


Artículos relacionados:

martes, 18 de diciembre de 2007

Cuatro nuevos blogs en The Blog's Team

Hoy estamos de lanzamiento con cuatro nuevos blogs hermanos de Paladear y dentro de esta misma red The Blog's Team.

Como podéis ver, las temáticas son variadas y muy interesantes como podéis ver: famosos y más famosos pero desde dos perspectivas diferentes y complementarias, luego seguinmos con un blog para los adolescentes y por último un blog que va a romper moldes, ya que es una conversación en su más estricto sentido, y que os invito a que leais a diario porque tiene momentos muy pero que muy jugosos.


CorazonesFamosos.com

Este blog aborda el mundo del famoseo enfocado a personajes del cine, la música, la televisión o el deporte y en una perspectiva de corazón: amores, desamores, noviazgos, infidelidades y todo lo relativo al mundo sentimental.




CorazonesMagicos.com

Desde aquí abordaremos el mundo del corazón y los famosos pero con una componente esotérica exclusiva, ya que estará enfocada a la Astronumerología, es decir astrología y numerología combinadas. Digo que esto es en exclusiva ya que está escrita por la astróloga y numeróloga Casandra que nos ha cedido en exclusiva esta información para nuestro blog.



Temas
Personales.com

Este blog es diferente al resto, ya que Temas Personales es una conversación muy interesante entre hombres y mujeres, mientras el resto de blogs se dedican a publicar noticias relacionadas con el tema a que se dediquen.

La base es como digo una conversación entre dos personas que diariamente hablan sobre temas muy diversos que tiene que ver con las relaciones que se generan entre ambos sexos, y sus diversas formas de ver los acontecimientos de la vida diaria. Adicionalmente se irán incorporando de vez en cuanto otras personas que aportarán sus puntos de vista o abrirán nuevos temas.


NuevosAdolescentes.com

Hay una nueva generación de adolescentes que empiezan a despertar a la vida y tiene sus propios intereses, su personal forma de vivir y que quieren un espacio donde poder encontrarlo y donde poder comentar en libertad y este blog pretende ofrecerles ese sitio que necesitan en la blogosfera.

Recetas de cocina: Hortalizas con crema roquefort

Los entrantes y conservas deben ocupar un lugar en nuestros menús navideños, ya que nos quitan trabajo y se pueden dejar preparados con anterioridad.


Este entrante, es además ligero y podemos prepararlo incluso un día antes, para que luego no nos pille el toro.

  • 3 zanahorias grandes
  • 4 ramas de apio
  • 2 endivias

Para la crema:

  • 50 gramos de queso roquefort
  • 6 cucharadas de leche entera
  • 400 mililitros de aceite de girasol
  • Sal y pimienta

En un vaso de batidora, pondremos el queso y la leche. Salpimentaremos y trituraremos mientras añadimos el aceite poco a poco, haciendo que la crema emulsione y nos quede como una mayonesa.

La guardaremos en el frigorífico. Si la crema pasa varias horas en el frigo, se hará compacta, pero no pasa nada. Batiéndola con una varilla, volveremos a conseguir que quede cremosa.

Limpiaremos las hortalizas y cortaremos las zanahorias y el apio en tiras de 7 ó 8 centímetros. Deshojaremos las endivias.

Prepararemos una salsera con la crema y las hortalizas en un plato.

Artículos relacionados:

martes, 11 de diciembre de 2007

Recetas de cocina: Taco de solomillo al Oporto con ajos tiernos y foie

Siguiendo con las recetas navideñas, os traigo otro plato de carne, para aquellos a los que el cordero no les haga mucha gracia.

Por cierto, si alguien quiere que escriba alguna receta en concreto, solo tenéis que pedírmela en el apartado de comentarios. Me hará mucha ilusión.

  • 1 kilogramo de solomillo de buey
  • 500 gramos de ajos tiernos
  • 200 gramos de foie en 4 lonchas
  • Aceite
  • 1/2 vaso de Oporto
  • Sal y pimienta negra


Blanquearemos los ajos tiernos en agua hirviendo tres minutos y los escurriremos.



Podremos a saltear el solomillo y a media cocción, añadiremos los ajos tiernos y el Oporto. Salpimentaremos.

En la plancha u otra sartén, doraremos el foie por ambas caras.

Sacaremos el solomillo y los ajos tiernos y dejaremos reducir el jugo.

Colocaremos el solomillo y los ajos en el plato y encima de estos el foie. Cubriremos con el jugo y acompañaremos con un poco de puré de batata.


Artículos relacionados:



lunes, 10 de diciembre de 2007

Recetas de cocina: Pierna de cordero en cama de pencas de acelgas y vinagreta de frambuesa

Hoy, en el trabajo, unos compañeros aficionados a la cocina me preguntaban, porque no había empezado ya con las recetas para navidad. Esta es la que se me ha ocurrido.

Pocas cosas más navideñas que el cordero asado, ¿Verdad?

  • 1 pierna de cordero
  • 1 litro de cerveza
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 rama de canela
  • 1 hoja de laurel
  • 1 bote de pencas de acelga al natural
  • 1/2 vaso de aceite de oliva
  • Sal y pimienta blanca

Para la vinagreta:

  • 100 gramos de frambuesas
  • 1 vaso de aceite virgen extra
  • 8 ó 10 aceitunas negras deshuesadas
  • Perejil picado
  • Sal y pimienta

Para empezar, debemos poner la pierna a marinar en una fuente con todos los ingredientes, excepto las pencas de acelga, y un poco de agua si es necesario, para cubrir la carne.

Tres horas después, en la misma fuente, lo meteremos en el horno a 180 ºC., sin olvidarnos de darle la vuelta y mojarlo con el jugo de la cocción.

En dos horas, más o menos, el jugo habrá reducido casi en su totalidad y tras asegurarnos de que la carne está hecha (crujiente por fuera y jugosa por dentro), rectificaremos de sal.

Escaldaremos las pencas en agua hirviendo con sal, durante dos minutos, solo para suavizar su sabor.

Prepararemos una cama en cada plato y en ella un trozo de cordero.

La vinagreta, no necesita limón o vinagre, porque la acidez, se la dará las frambuesas, así que, trituraremos las 3/4 partes de las frambuesas con la sal, la pimienta y el aceite.

Mancharemos el plato con la vinagreta y salpicando con las aceitunas cortadas en rodajas, las frambuesas que nos quedaban y el perejil picado.

Artículos relacionados:

martes, 4 de diciembre de 2007

Recetas de cocina: Tagliatelle al curry

Esta es una de las recetas de cocina que más me gustan, sobretodo por lo diferente que es y por la sencillez de elaboración.

El curry es una mezcla de especias, que se utiliza en casi todo el mundo. Y como no en la cocina italiana, también tiene su hueco.

  • 400 gramos de tagliatelle
  • 250 gramos de carne de pollo picada
  • 1 pimiento rojo
  • 1/2 cebolla
  • 400 mililitros de nata liquida
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla
  • 1 cucharada sopera de miel
  • 3 cucharaditas de curry
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharadita de perejil picado

Si es posible, pediremos en el mercado que nos piquen la carne, para ahorrarnos trabajo.

Picaremos finamente la cebolla y el pimiento, y con la mantequilla lo saltearemos todo, hasta que ablande.

Agregaremos el pollo hasta que dore, para añadirle el curry y la miel, que eliminara el sobregusto amargo del curry.

Cuando todo este bien mezclado, es el momento de añadirle la nata y el perejil, salpimentar al gusto y reservar la salsa.

Coceremos la pasta el tiempo recomendado por el fabricante, si nos gusta "al dente" y añadiremos unos minutos más si nos gusta más hecha.

Escurriremos la pasta y la cocinaremos un poco más con la salsa, hasta que espese. Serviremos caliente.

Artículos relacionados:

viernes, 30 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Emparedados de salmón con guacamole

Un entrante muy rico y que podemos mantener en el frigorífico varias horas, sin que pierda buena apariencia y sabor, son los emparedados, que podemos hacer con embutidos, verduras, huevos, mariscos...etc.

Esta es solo una idea, pero si le ponemos un poco de imaginación, podemos hacer unos emparedados excelentes, que nos vendrán de perlas cuando esperemos invitados.

  • 12 rebanadas de pan de molde
  • 250 gramos de salmón ahumado
  • 2 aguacates
  • 1/2 limón (zumo)
  • 1 tomate pelado y despepitado
  • 1/2 cucharadita de eneldo
  • 4 pepinillos en vinagre
  • 4 cucharadas soperas de aceite virgen extra
  • Sal

Después de elegir unas lonchas de salmón para la terminar del plato, cuatro serán suficientes, cortaremos el restante, en tiras.

Pelaremos los aguacates y con un tenedor aplastaremos la pulpa hasta obtener un puré.

Mezclaremos los aguacates con la sal, el limón, el aceite y el eneldo, reservando una cuarta parte para decorar.

Uniremos el salmón y el tomate bien picado con las otras tres cuartas partes del guacamole que habíamos preparado.

Cortaremos las cortezas del pan de molde y prepararemos dos sándwiches con tres rebanadas cada uno. Cortaremos por la mitad para conseguir dos rectángulos.

Ahora tenemos dos emparedados, que terminaremos untando el resto del guacamole con un cuchillo, tapando los lados completamente.

Taparemos, con el salmón que reservamos anteriormente, la parte de arriba de los emparedados y después de hacer laminas con los pepinillos, las iremos colocando en las paredes untadas de guacamole para terminarlos.

Artículos relacionados:

martes, 27 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Solomillo de ternera Strogonoff

Ternera o buey, lo que más nos guste. Yo prefiero el buey y si es posible que lleve unos días en la cámara de frió.

No debemos pensar que la carne que consumamos, debe haber sido sacrificada el mismo día en la que la vamos a consumir, de hecho, la carne de un animal sacrificado se va ablandando según pasan los días y adquiere algunas virtudes de las que carecen otros sacrificados más recientemente, pero eso os lo explicaré en otro momento y vamos ya con la receta de cocina.

  • 600 gramos de solomillo fileteado
  • 3 chalotas
  • 200 gramos de champiñones
  • 1/2 litro de caldo de carne
  • 40 gramos de harina
  • 200 mililitros de nata liquida (35% de grasa)
  • 1 cucharilla de mostaza antigua
  • 8 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1/2 limón (zumo)
  • Perejil para decorar (unas hojitas)
  • Sal y pimienta

Antes de nada, tenemos que cortar en trozos los filetes de solomillo, que habremos pedido en la carnicería lo más finos posibles. Lo fácil es cortarlos en cuatro partes.

Limpiaremos los champiñones y los reservaremos, después de filetearlos.

Con la mitad del aceite saltearemos las chalotas muy picaditas y antes de que doren demasiado, añadiremos la harina. Tostaremos la harina sin dejar de remover y a fuego medio, hasta que adquiera un color como el de la canela y le agregaremos el caldo en ese momento.

Coceremos durante 20 minutos, sin subir el fuego.

Añadiremos los champiñones, el zumo de limón y la mostaza, manteniendo la cocción 3 minutos.

Por otro lado, saltearemos la carne, en una sartén muy caliente, con el resto del aceite. Durante el tiempo preciso, para que esta tome color y salpimentaremos ligeramente.

Agregaremos la carne a la salsa con la nata liquida y lo cocinaremos otros 5 minutos sin dejar que llegue a ebullición.

Artículos relacionados:

Diccionario gastronómico: Chalota

Variedad de cebolla más pequeña y de un tono ligeramente violeta y de sabor más delicado.

Va muy bien para fondos, tanto para guisos y platos de carne, como para pescado y en otras ocasiones, para salsas.

Se utiliza mucho en la cocina francesa, aunque la podemos encontrar en prácticamente todos los mercados.

Artículos relacionados:

lunes, 26 de noviembre de 2007

Postres: Panqueques de la abuela

Como hace ya algunos días que no publico algún postre, hoy, decidido a hacerlo, me he acordado de un postre argentino, del que no disfruto hace tiempo y que siendo muy sencillo, me parece riquísimo.

La verdad es que a los que no somos excesivamente golosos, quizás nos parezca muy dulce, pero merece la pena, al menos, probarlos. Un dulce siempre motiva.

  • 1 lata de leche condensada
  • 1 paquete de canelones
  • 75 gramos de almendra picada
  • Azúcar glas (para espolvorear por encima)

El dulce de leche, se puede hacer en casa de otras maneras, pero lo más sencillo es prepararlo, cocinando al baño maria, una lata de leche condensada por espacio de dos horas.

A mi personalmente, me gusta mucho la leche condensada La Lechera, quizás por tradición.

En este proceso, la leche condensada caramelizará y conseguiremos un dulce de leche fácil de hacer y de un color beige o marrón claro.

Coceremos en abundante agua (sin sal), los canelones. Para que no se nos peguen, los iremos echando en el agua hirviendo, uno a uno. Los panqueques suelen hacerse con tortitas, pero con canelones también.

Los coceremos tres minutos más del tiempo recomendado por el fabricante, para que queden tiernos y manejables.

Los secaremos en un paño extendido en una mesa, colocándolos separados y cubriéndolos con otro paño.

Rellenaremos la pasta con el dulce de leche, reservando un poco para decorar.

Haremos unas líneas de dulce de leche, encima de cada panqueque y decoraremos con la almendra picada - que se unirá a las líneas- y espolvorearemos con azúcar glas.

Serviremos bien fríos.

Artículos relacionados:

Diccionario gastronómico: Pasta brik

A partir de harina de trigo y agua, se elaboran unas tortitas muy finas que servirán para rellenar los típicos rollitos de primavera, los wan-tun y otros aperitivos, típicos de la cocina oriental.

Se pueden comprar ya hechas, sobre todo en tiendas especializadas en cocina oriental.

Se secan rápidamente, así que es aconsejable que las tapemos con un paño húmedo, mientras las vamos rellenando.

Artículos relacionados:

Diccionario gastronómico: samosa

Las samosas son entremeses o aperitivos de la cocina hindú, que se elaboran de forma muy parecida a los rollitos de primavera.

Pueden estar rellenos de verduras, pollo o carne, pero a diferencia de los rollitos de primavera, las especias son lo que les da el sabor característico.

Las hay picantes, o no, pero lo normal es que sean bastante picantes.

El exterior, es muy parecido a la pasta brik que se utiliza en la cocina oriental.

Artículos relacionados:

jueves, 22 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Paquetes de jamón y queso de cabra con ensalada de invierno

Como ya se acercan las navidades, fechas en las que estamos acostumbrados a platos más delicados y con más elaboración, hoy os traigo un entrante que es de mis preferidos.

  • 8 lonchas de jamón serrano
  • 4 rodajas de queso de cabra de 1 centímetro
  • 1/2 bulbo de hinojo
  • 1 pepino francés
  • 150 gramos de col blanca
  • 1/2 limón
  • 4 hojas de albahaca
  • Aceite, sal y pimienta

Primero, vamos a picar la albahaca, que con un poco de aceite, nos servirá para untar las lonchas de jamón, solo por una cara.

En cuatro lonchas untadas por la parte de arriba, colocaremos el queso de cabra en el centro y lo envolveremos con el jamón, haciendo un paquete. Repetiremos la operación, para que el queso quede dentro del paquete que estamos preparando, con las otras lonchas que nos quedan, siempre con la parte untada de aceite, hacia dentro.

Una vez hecho esto, hornearemos los paquetes a 150 ºC unos 25 minutos.

El jamón debe tapar por completo el queso, para que no se salga al hornear.

Por otro lado, cortaremos el hinojo y la col en juliana y las introduciremos en agua helada, para que nos queden crujientes.

Pelaremos el pepino francés, dejando franjas de piel sin pelar, es decir, a rallas, para que al hacer rodajas, estas tengan mejor aspecto.

Sacaremos del horno los paquetes, dejándolos enfriar un poco, mientras mezclemos la ensalada ya escurrida y la aliñamos con la sal, un poco de pimienta negra, el limón exprimido y el aceite virgen extra.

Presentaremos el plato colocando el paquete en el centro y la ensalada a un lado, tocando y colocando un poco encima del paquete de jamón y queso de cabra.


Artículos relacionados:

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Lentejas estofadas a la marinera

Cuando pensamos en lentejas estofadas, lo primero que nos viene a la mente, son las lentejas de la abuela, con su choricito, su tocino...

Pero alguna vez, se nos pasa por la cabeza, al menos a mí. ¿Como puedo variar las lentejas, para que no sean las de toda la vida? Si comemos fabes con almejas ¿por qué no unas lentejas?

La receta de cocina de hoy, es un claro ejemplo, de que no es imposible variar los platos de toda la vida, con un poco de imaginación. Tiene un punto picante, pero os animo a que las hagáis en casa, pues es un plato ligero, que puede ayudarnos a ampliar nuestro repertorio. Loado sea Dios, por la dieta mediterránea. ;-)

  • 3 tazas de café de lentejas francesas
  • 100 gramos de gambas peladas
  • 200 gramos de almejas terciadas
  • 1 lata de pimiento morrón
  • 2 zanahorias medianas
  • 2 huevos duros
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharilla de pimentón picante
  • 3 cucharadas soperas de aceite
  • Sal

En una cazuela, pondremos a cocer con un litro y medio de agua, las lentejas, media cebolla, las zanahorias peladas y las hojas de laurel. Las lentejas francesas, más oscuras y pequeñas (ver foto), no necesitan remojo, lo cual nos permite prepararlas sin previsión.

Mientras cocinamos el guiso, es aconsejable, cortar la cocción, al cuarto de hora y a la media hora, con medio vaso de agua fría, este provocará que las lentejas ablanden mejor.

Mantendremos la cocción durante una hora y media, aproximadamente, a fuego lento y agitando la cazuela, mejor que remover con una cuchara de madera.

Cuando las lentejas estén blandas, y el caldo engorde, es decir que espese, prepararemos un sofrito, con la mitad de la cebolla que nos habíamos guardado, picada muy finamente, el aceite en una sartén y una pizca de sal, para que la cebolla no se dore.

Apartaremos la sartén del fuego y agregaremos el pimentón picante (si nos gusta muy picante, podemos ponerle más pimentón o unas gotas de tabasco), que disolveremos con una cuchara, antes de añadir el sofrito al guiso.

Este plato, no nos debe quedar muy espeso y si fuera necesario, le agregaríamos más agua y lo rectificariamos de sal en este momento.

Añadiremos las gambas, las almejas y apartaremos la cazuela del fuego, cuando estas abran.

Terminaremos el plato con el pimiento morrón y los huevos duros en trozos y sacando la zanahoria para cortarla en rodajas.

Artículos relacionados:

martes, 20 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Redondo a la naranja

La siguiente receta de cocina, también se hace en el horno, (la anterior también) y la verdad es que personalmente me encanta el horno.

No solo es la cocina más sana, con tanto frito al que estamos acostumbrados, además en él, podemos cocinar todo lo que queramos.

  • 1 redondo de un kilogramo
  • 5 naranjas (el zumo)
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas soperas de cilantro picado
  • 2 clavos
  • Pimienta y sal ahumada.

En el mercado es conveniente que nos preparen el redondo con una red, que sujetará la carne y esta no perderá la forma.

Con cuidado de no cortar la red, pincharemos con una puntilla la carne, para que absorba los sabores mejor. La salaremos con sal ahumada, que le dará un toque a horno de leña y la aromatizaremos con la pimienta.

Trituraremos los ajos, con ayuda de una batidora, junto con el zumo.

Colocaremos la carne en una fuente para el horno con el resto de ingredientes y 1 vaso de agua, tapándola con papel de aluminio y llevándola al horno, que debe estar precalentado a 210 ºC.

Mantendremos la cocción por un periodo de hora y media, vigilando que no se seque el caldo y dándole la vuelta cada cierto rato. Si es necesario, añadiremos más agua.

Cortaremos el redondo en filetes, para depositarlo en la fuente con el jugo, y lo volveremos a hornear durante diez minutos.

Presentaremos el redondo cubierto de un poco de jugo y lo podemos acompañar con puré de patata.

Artículos relacionados:

Recetas de cocina: Tomates rellenos al curry

Una de las virtudes que debe tener la cocina, y sobre todo la que hacemos en casa, es el aprovechamiento de retos de otras comidas. Eso, aparte de beneficiar el ahorro, es una buena manera de quitarnos tiempo de elaboración.

Imaginemos, que queremos hacer unas croquetas, si tuviéramos que cocinar pollo, para luego hacer la pasta de la que obtendríamos las croquetas, necesitaríamos el tiempo de cocinar el pollo, más lo que necesitáramos para terminarlas. Sin embargo si utilizamos los restos de un pollo asado del día anterior, el tiempo disminuiría considerablemente.

En la receta de cocina de hoy, vamos a utilizar, restos de pollo asado, que además de dar sabor a la receta de cocina, nos ahorrará tiempo.

  • 8 tomates medianos preferiblemente de rama
  • 300 gramos de arroz basmati
  • 1 lata de guisantes
  • 150 gramos de pollo asado desmenuzado, limpio de grasa y huesos
  • 1 lata de pimiento morrón cortado en tiras
  • 2 decilitros de salsa mayonesa
  • 2 cucharillas de café de curry
  • Un poco de pan rallado
  • Sal, pimienta y perejil picado

Cortaremos la parte superior de los tomates y los vaciaremos.

Lavaremos ligeramente el arroz y lo coceremos con tres veces el volumen de este en agua. Si el arroz nos ocupa un vaso, necesitaremos tres de agua.

Coceremos el arroz con sal y el curry durante 15 minutos y lo dejaremos enfriar.

Mezclaremos los siguientes ingredientes: el pollo, los guisantes, el arroz frió, la mayonesa (para mi la mayonesa Hellman´s es la mejor que podemos comprar), el perejil picado y la pimienta al gusto y rellenaremos con el resultado los tomates limpios y vacíos.

Cubriremos los tomates con dos tiras de pimiento morrón, haciendo una cruz y un poco de pan rallado, para que al hornear haga costra.

Para que los tomates no se deshagan por el calor del horno, es aconsejable que estén prietos en la fuente donde los hornearemos, es decir que estén pegados y se sujeten unos con otros.

Los hornearemos durante 20 minutos en la zona baja del horno, a 250 ºC. Si es necesario, gratinaremos en el último momento, para que el pan endurezca por el gratinado.


Artículos relacionados:

lunes, 19 de noviembre de 2007

Diccionario gastronómico: Bresaola

La bresaola es carne de buey, que ha sido curada, de alto contenido magro, es decir casi sin grasa.

La elaboración es similar a la de la cecina, pero con un periodo de curación más corto, que le proporciona una textura de fiambre y sabor delicado.

Es típica de la comida italiana y se suele utilizar en ensaladas, done el acompañamiento suelen ser la rúcula y el parmesano, aunque también se consume sola, aliñada con limón.

Artículos relacionados:

viernes, 16 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Solomillo al roquefort

De cuando en cuando, nuestros paladares, más que nuestros bolsillos, nos piden que gastemos algo de dinero en satisfacerlos.

Si no es con frivolidad, yo soy el primero que disfruta de platos en los que, aunque me algo gaste más, la materia prima sea de calidad.

Por su puesto, no se puede comer solomillo todos los días, pero darnos pequeños caprichos, hace que la vida merezca la pena. Estoy seguro que comer bien y disfrutar con la comida, es una de esas cosas que nos hacen más felices.

  • 4 solomillos de 200 gramos
  • 50 gramos de foie-gras
  • 50 gramos de queso roquefort
  • 400 centilitros de nata liquida
  • 1/2 vaso de cava brut nature
  • 1 cucharada sopera de cebollino picado

Pasaremos por la plancha los solomillos, dejándolos un pelín crudos para nuestro gusto, ya que se terminarán de hacerse en la salsa.

Los solomillos deben salarse cuando les demos la vuelta para que no pierdan agua y se nos queden resecos.

En una sartén honda, pondremos el cava (un Codorniu o Freisenet, nos valdrá) con los solomillos, dejando reducir el caldo un par de minutos.

Retiraremos la carne y en el jugo resultante, pondremos la nata, el foie-gras y el queso roquefort, removiendo, para que todos los ingredientes amalgamen y formen la salsa, que debe tomar un color beige claro, que oscurecerá un poco al agregarle la carne.

Terminaremos el plato, cocinando los solomillos en la salsa, hasta que esta espese.

Salpicaremos con el cebollino y serviremos bien caliente.

Artículos relacionados:

jueves, 15 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Magro a la riojana

Una de las maravillas culinarias de La Rioja, aparte de sus excelentes vinos de fama mundial, son los platos que allí podemos encontrar, siendo la salsa riojana uno de ellos y que a mi personalmente, me encanta.

Además uno de los pocos productos que no han sucumbido a la especulación, de la que se culpa a la subida de precios que nos encontramos en la cesta de la compra, es la carne de cerdo.

Como ya se acercan las navidades, donde seguro gastamos más de lo que podemos, es interesante, desde mi punto de vista, ahorrarse ahora un par de duros, para que la cuesta de Enero, no se nos alargue hasta el verano, disfrutando con recetas de cocina baratas, sin que por ello nuestros paladares queden insatisfechos.

  • 1 kilogramo de magro de cerdo en tacos
  • 200 gramos de pimiento rojo
  • 200 gramos de pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 50 gramos de guisantes
  • 1/2 kilogramo de salsa de tomate
  • 1 decilitro de aceite
  • Sal y pimienta blanca

Lavaremos y cortaremos la verdura en trozos generosos, es decir, que no sean muy pequeños, para que nos los encontremos enteros al comer.

Sofreiremos el magro, ya salpimentado, en el aceite durante un rato. Este soltara el jugo, que potenciará el gusto del plato, asegurándonos de que no quede insulso.

Cuando esté dorado, agregaremos la verdura, bajando el fuego, para que esta no se queme y la cocinaremos unos diez minutos removiendo a cada ratito, evitando así que se nos pegue.

Ahora, es tiempo de añadir la salsa de tomate, que removeremos antes de cubrir el guiso con agua (un vaso de agua bastará).

Para que el magro ablande y se quede tierno, mantendremos la cocción al menos media hora, añadiéndole más agua si es preciso y removiendo de vez en cuando.

La salsa que queremos obtener, debe quedar ligeramente espesa y si el guiso queda claro solo hay que mantenerlo en el fuego algo más de tiempo. Si por el contrario nos queda demasiado espeso le agregaremos agua.

Si la carne no es de primera, es posible que tarde un poco más. Para que no se nos pase la hora de la comida mientras cocinamos, podemos hacer esta receta de cocina con antelación, pues de un día para otro, gana en sabor.

Artículos relacionados:

Decoración de platos: Flores de zanahoria

Una forma divertida y útil para que los niños coman zanahorias, es elaborando con ellas flores.

Hoy no voy a explicaros como hacer en casa las flores más complicadas, si no que empezaremos por unas sencillas, que nos pueden servir muy bien para usarlas en unas lentejas estofadas o en sopas, por ejemplo, para alegrar el resultado.

Como ya digo son sencillas de hacer, pero quizás complicadas de explicar describiendo su elaboración, así que intentaré hacerlo lo mejor que pueda.

Lo que queremos conseguir, es que las rodajas de zanahoria parezcan flores, de tal manera, que viéndolas desde arriba, parezcan un tipo de flor similar a una margarita de 6 ó 8 pétalos.
Para ello, imaginaremos que hemos cortado una rodaja y le hacemos unos cortes en pico y hacía dentro desde el exterior, es decir, en forma de V (la parte ancha hacia afuera y la estrecha hacia adentro).

Repetiremos la operación a cada poco consiguiendo que el círculo exterior de la rodaja sea interrumpido por los cortes en V de los que hablábamos, consiguiendo así una flor. Los cortes no deben ser muy profundos, pues si llegan a la parte central de la zanahoria, se abrirán y no lograremos el resultado que deseamos.

Como no querremos estar todo el día, cortando rodajas para convertirlas en simuladas flores, haciéndolas de una en una, la manera más rápida es haciendo unos canales a lo largo del alimento, con una puntilla, que introduciremos de forma oblicua y con la punta un par de milímetros, de principio a fin.
Repetiremos el proceso cambiando el ángulo de la puntilla, para conseguir el canal en V que mencionábamos. Podemos hacer todos los canales que queramos, pero con 6 ó 8 habrá suficientes.

Luego, solo habrá que cortar la verdura en rodajas para que las flores estén terminadas.

Podemos hacerlo con las zanahorias en crudo o ya cocinadas, pero os recomiendo hacerlo en crudo y con mucho cuidado de no cortarse.

Artículos relacionados:

martes, 13 de noviembre de 2007

Aromas: El jengibre

De olor afrutado, parecido al limón y tan refrescante como este, el jengibre se consume desde hace más de mil años en China e India.

Antiguamente se utilizaba no solo para aromatizar comidas, si no que las propiedades medicinales que se le atribuían, eran tales, que al parecer Confucio no comía nada que no lo llevara para prevenir, a parte de otras enfermedades, la lepra.

Como casi todas las especias, el jengibre se utilizaba para elaborar diversos tipos de perfumes, y actualmente lo podemos encontrar en perfumando cremas y locines de afeitar: ginger ale.

Su consumo, atribuía facultades eróticas y fortaleza en las relaciones sexuales, tan buscadas en Oriente desde tiempos inmemorables.

Por otro lado, en la Roma Imperial, en la que las especias dotaban de riqueza a aquel que las poseyera, el jengibre resultaba barato, pues su cultivo se hizo corriente en el siglo XIII.

Los romanos lo introdujeron en Bretaña, entre otras especias, porque las comidas de la isla les parecían insípidas, acostumbrados a deleitar sus paladares con la pimienta y los clavos. Y se menciona en el libro de Apicio, uno de los primeros sobre cocina que se conocen, como aromatizante de vinos y otros alimentos.

En el siglo XV los portugueses, llevaron su cultivo a África para alimentar a los esclavos y conseguir, gracias a su capacidad estimulante, que estos fueran más capaces y para aumentar el índice de natalidad entre ellos y así, aumentar su beneficio en tan lucrativo negocio.

En el siglo XVI los españoles lo llevaron a México y Jamaica y hoy en día se suele utilizar en la elaboración de currys y sobre todo en la cocina asiática.

Sus principales productores son Brasil India y China, tanto en grandes plantaciones como en huertas privadas y su comercio alcanza las 20.000 toneladas anuales.

Artículos relacionados:

Diccionario gastronómico: Musaka

Posiblemente el plato más famoso de la cocina griega, aunque también podemos encontrarlo en la cocina turca.

Se elabora a combinando berenjena, queso de cabra, casi siempre carne de cordero, tomate frito y bechamel.

Se hornea, una vez que hemos dispuesto los ingredientes como en una lasaña. Suele ser picante y especiada.

Artículos relacionados:

lunes, 12 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Sopa de tomate con albondiguillas

Parece que empiezan a bajar las temperaturas en el hemisferio norte, y aunque el debate sobre la sonada frase del rey, este calentando el ambiente, mejor es, creo yo calentarse con una buena sopa.
Para esta receta de cocina, vamos a preparar, un caldo de pollo como el que os podéis encontrar en este mismo blog, pero con ligeros cambios.

Para la sopa:

  • 1 litro de caldo de pollo
  • 3 tallos de apio
  • 1 hoja de laurel
  • 2 decilitros de tomate frito
  • 1 decilitro de nata liquida
  • 6 cucharadas soperas de fideos
  • Unos granos de pimienta de Jamaica
  • 1 cucharada sopera de perejil picado

Para las albondiguillas

  • 100 gramos de carne picada
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada sopera de pan rallado
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • 1 cucharadita de orégano
  • Sal y pimienta

Como ya os digo, vamos a elaborar un caldo de pollo, a partir de la receta de este mismo blog, pero añadiéndole los tallos de apio, el laurel y la pimienta de Jamaica, desde el principio de la cocción, dejándolo cocer durante al menos hora y media para sacarle todo el jugo a los ingredientes.

Mientras preparamos el caldo, mezclaremos la carne, con el resto de ingredientes y con el resultado haremos pequeñas albóndigas del tamaño de una canica. Las enharinaremos y freiremos ligeramente, reservándolas para terminar el plato.

Cuando el caldo este listo, podremos añadirle un poco de caldo de pollo en pastillas para potenciar el sabor (la verdura y carne del caldo dejaran los nutrientes), le añadiremos el tomate frito, que puede ser Orlando, por ejemplo, y lo llevaremos a ebullición.

Bajaremos el fuego, para agregarle las albondiguillas y la pasta, cociendo hasta que la pasta esté a nuestro gusto.

Lo terminaremos con la nata liquida y el perejil picado.

Artículos relacionados:

Diccionario gastronómico: Riccotta

Queso fresco italiano, parecido al requesón y el queso de Burgos, de textura suave y granulada, que se obtiene a partir de un segundo procesamiento del suero de la leche.

Se utiliza para rellenos de pasta, ensaladas, postres o para consumirlo directamente solo. Se elabora a partir de leche de vaca, oveja, cabra o incluso búfala.

La variedad más conocida es la del Lacio, pero también la podemos encontrar en el Sur y el Norte de Italia.

Artículos relacionados:

jueves, 8 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Rissotto de setas de cardo

La temporada de setas ha comenzado este año con una alta calidad, debido a las abundantes lluvias del verano, proporcionando unos hongos compactos y con gran sabor.

Las setas de cardo, se encuentran fácilmente en mercados, si no somos amigos de la micologia, pues no hay que atreverse a coger setas si no estamos seguros de lo que cogemos.
Siempre podemos utilizar champiñones y dejarnos de problemas.

  • 400 gramos de arroz arborio
  • 250 gramos de setas de cardo
  • 1 chalota mediana
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 100 gramos de parmesano rallado
  • 8 decilitros de caldo de carne
  • 3 cucharadas soperas de mantequilla
  • 3 cucharadas soperas de aceite
  • 1 cucharada sopera de mantequilla

Derretiremos la mantequilla con el aceite en una sartén o cazuela y sofreiremos la chalota picada finamente, hasta que quede transparente.

Cuando este lista, agregaremos las setas cortadas en trozos no muy pequeños y las sofreiremos un par de minutos.

Añadiremos el arroz. Es muy importante que el arroz se manteque bien, es decir que lo mantendremos cocinándose con la mantequilla y el aceite unos minutos sin dejar de remover con una varilla, para que la grasa se adhiera al arroz en su totalidad. Sin este paso, nunca conseguiremos un buen rissotto.

Pondremos el vino, esperaremos a que evapore y añadiremos el caldo que tendremos bien caliente, poco a poco según nos valla pidiendo el guiso. Es problable que necesitemos más del que pone en los ingredientes, o menos, por distintos factores. Si queremos podemos utilizar un caldo preparado, Knorr o Gallina blanca.

Removeremos constantemente, porque al contrario, que en una paella, lo que necesitamos que el arroz haga una crema con el almidón, no añadiéndole nata para conseguirlo.Para este cometido, lo mejor es una varilla o una cuchara de madera.

El arroz, en este caso, necesitara algo más del doble de su volumen de líquido, pues ha de quedar meloso.

Cuando el arroz este en su crema, añadiremos la cucharada sopera de mantequilla, que nos quedaba y el parmesano y removeremos rápidamente y con fuerza para que coja aire.

Como todo tiene su por qué, este paso nos creará una crema mucho mas delicada sin necesidad de nata.

Recordad que la atención para hacer esta receta de cocina, es absolutamente necesaria, pues una desatención, podría costarnos la comida, ya que el almidón que suelte el arroz, se quemará enseguida.

Artículos relacionados:

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Recetas de cocina: Fumet de pescado

El fumet, es un caldo de pescado que se espesa normalmente con harina, para realizar salsas.

Pero podemos usar este caldo, sin espesar, para elaborar sopas y guisos con pescado, así como mariscos. Su elaboración es sencilla pero lenta y realzara el resultado de nuestras recetas de cocina.

Para el fumet necesitaremos

  • Raspa y cabeza de un rape de kilogramo y medio
  • 1 cebolla
  • 3 hojas de laurel
  • 1 ramillete de perejil
  • 2 litros de agua
  • Sal

Pondremos en una cazuela todos los ingredientes, cocinando su contenido por un periodo no inferior a dos horas, añadiendo si es necesario, más agua a la cocción y consiguiendo, un caldo blanquecino y ligeramente espeso.

Desespumaremos continuamente y reduciremos hasta que nos quede algo más que la mitad del liquido.

Si la cebolla nos desagrada, aunque no dejara mucho sabor, un puerro es un buen cambio, pudiendo añadirle al caldo zanahorias y otras hortalizas.

Artículos relacionados:

Recetas de cocina: Tronco de rape con salsa de cebolla

El rape o "sapo" como se le conoce en algunas regiones del litoral, es un pescado de una delicadeza y carne prieta, que no se nos puede pasar.

Hace años los pescadores los tiraban de vuelta al mar y como en el caso del marisco, solo los pobres lo comían. Sin embargo, conseguir un buen rape a buen precio es cada vez más difícil, pero es un placer que yo personalmente, no dejaría pasar, aunque me tenga que dejar dos duros de más en la compra.


Hemos de pedir al pescadero, que nos saque los dos lomos enteros, pero la raspa y cabeza son necesarios para elaborar un buen fumet.

  • 4 troncos o lomos de rape
  • 3 decilitros de fumet
  • 3 decilitros de aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • 200 mililitros de nata liquida
  • Sal y pimienta blanca
  • Unas hojas de perifollo para decorar

Con el aceite en una sartén y a fuego bajo, freiremos la cebolla en juliana hasta que quede crujiente y de un color marrón claro. Este procedimiento es largo, al cocinar a fuego lento, pero debemos asegurarnos de que la cebolla no se nos queme, pero que quede bien frita.

Retiraremos la cebolla y la mitad del aceite y le agregaremos la harina, que mezclaremos con cuidado de que no se queme.

Agregaremos el fumet, la cebolla frita y la nata liquida, dejando que espese. Trituraremos el resultado y lo pasaremos por un colador fino.

Untaremos con el aceite sobrante, los troncos de rape y los marcaremos en la plancha.

Con unos cortes oblicuos, haremos filetes de 2 ó 3 centímetros que salpimentaremos, colocándolos de tal manera que no pierda la forma de tronco. Hornearemos 10 minutos a 250 º C.

Pasar el pescado por el horno hará que no se reseque, pero siempre podemos terminarlo en la misma plancha.

Cocinaremos el rape, en la salsa, hasta esta levante.

Serviremos, adornando el plato con unas hojitas de perifollo.

Artículos relacionados:

Add to Technorati Favorites